fbpx
musica canciones streaming ipod audifonos spotify

Las canciones son cada vez más cortas y el culpable es el streaming

Las nuevas canciones en los servicios de streaming son de una duración cada vez más reducida y la culpa la tiene el propio medio.


La historia nos ha mostrado que  cada cambio tecnológico en el proceso de producción, transformación y difusión del sonido tiene un efecto directo con la música. Desde la incorporación de émbolos que llevaron a la creación del corno cromático y la posibilidad de éste por entonar prodigiosas melodías antes inimaginables en la orquesta. Hasta la creación de la pianola, los discos de vinilo, el audio cassette y el CD, con su capacidad estándar de 74 minutos que obligó a los artistas a rellenar el formato fijo con música de mala calidad.

El medio es el mensaje – Herbert Marshall McLuhan

La nueva modalidad de escuchar música en Streaming ya está teniendo consecuencias en la música. El medio tecnológico está afectando la duración del mensaje musical.

Un análisis publicado por el portal Quartz  revela que la duración media de las canciones del «Billboard Hot 100» se redujo de más de cuatro minutos en el año 2000 a alrededor de tres minutos y medio en 2018. En los últimos años, el número de canciones en los Hot 100 con una duración de menos de dos minutos y medio se disparó desde el 1 % de canciones en 2015 a más del 6% en 2018.

Aquí encontrarás:

Canciones de rap que duran menos

Por ejemplo, en menos de dos meses, “I Love It” de Kanye West y Lil Pump logró obtener más de 193 millones de reproducciones en Spotify. Hay que recordar que hasta el 2018 la compañía sueca lidera el mercado del streaming con 36 % de la cuota de mercado; seguido de Apple Music con 19 % y Amazon con 12 %. El citado tema de West consiguió 274 millones de visitas en YouTube en el mismo periodo, y se mantuvo en el Billboard Hot 100 durante seis semanas. La canción sólo dura dos minutos y siete segundos. En comparación con los 20 mejores éxitos de Billboard de West , que son al menos más de tres minutos, lo que hace a “I Love It” excepcionalmente breve.

Pero esto no para aquí, la canción “Gucci Gang”, del rapero Lil Pump, que alcanzó el número tres en Billboard Hot 100 en 2017, solo duró dos minutos y cuatro segundos, lo que la convirtió en la canción más corta entre las 10 canciones más populares desde 1975 .  Lil Pump no es el único en la creación de pistas muy populares pero cortas. Se está convirtiendo en la nueva norma.

Esto se demuestra gracias a un análisis realizado por el científico de datos Michael Tauberg, quien observa una tendencia general a la baja duración en los últimos 20 años.

canciones duran menos

La culpa es del Streaming

Veamos, el 2015 fue un parteaguas para el Streaming ya que  superó a las descargas digitales como la mayor fuente de ingresos de la industria musical, al menos en los EE. UU. En aquél entonces representó el 34.3% de los ingresos, y aumentó hasta el 75% en 2018. Durante los últimos años la industria y los artistas han buscado comprender y adaptarse a la forma en como se consume la música en tiempos del Streaming. En términos generales diremos que más reproducciones hacen más dinero. Pero ¿qué tanto dinero?

Según CNBC un millón de transmisiones en Spotify genera alrededor de $ 7md. Sin embargo según Jeff Ponchick, fundador de Repost Network, menciona que se trata de $ 4md. Por otro lado Digital Music News dice que Spotify paga alrededor de $ 0.00397 por transmisión , lo que se aproxima a la estimación de Ponchick.

Ahora bien, Ponchick explica que una transmisión gana lo mismo sin importar la longitud de la pista. Esto genera una tendencia a crear canciones más cortas para reunir tantas transmisiones como sea posible. Además agrega que “los artistas que se desempeñan bien con nosotros son artistas que publican contenido con frecuencia y que el contenido es más corto”. Es decir la forma más fácil de obtener más transmisiones y aumentar las estadísticas, es acortar cada pista.

La #brevedad es tendencia

Por otro lado, la inmediatez, lo breve, se ha convertido en  parte de la cultura de gratificación instantánea de la era digital. Una canción corta significa escuchar el álbum completo más rápido. Pasar por los diferentes temas y vivir distintas experiencias en el menor tiempo posible. Así estar listo para entrar en la conversación de la aldea global sin perderse de lo que es tendencia.

Finalmente, tomando en consideración los estudios de Michael Tauberg y la experiencia de Jeff Ponchick, los números parecen dar como resultado que el Streaming (el medio) está afectando la duración de la música (el mensaje). Así como el Streaming irrumpió de pronto en la forma en como se consume música en los últimos años, así también lo hizo el CD en los 80tas. ¿Continuará la misma tendencia? ¿Podrán nuevos medios revertir o alterar la tendencia? ¿Cuál es tu postura ante esto como artista?

A todo esto, sin embargo, la discusión no acaba aquí y las opiniones aún siguen encontradas.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.