fbpx
12 Preguntas incómodas para músicos Vs. Lo que realmente pienso

12 Preguntas incómodas para músicos Vs. Lo que realmente pienso

A preguntas incómodas respuestas inteligentes. Estas preguntas para músicos pueden ser bastante desagradables. ¿qué hacer? ¿qué responder? ¿cómo reaccionar? 


Cuando eres músico de escuela superior, facultad o conservatorio, a veces la gente te hace preguntas incómodas que quisieras ahorcarlos porque te ponen en aprietos. Y quisieras responder tantas cosas, pero tu moral, tu ética y tus buenos modales te hacen responder de otra manera. Así que usas de tu inteligencia para escoger la respuesta más adecuada de todas esas que vienen a tu cabeza.

Sin embargo, a veces la cabeza se calienta del coraje que te da que te pregunten tonterías y dejas de pensar diplomáticamente; por eso aquí están 12 Preguntas que pueden hacer incomodar a un músico.

 

12 Preguntas incómodas para músicos

 

1. ¿Cuando es tu próximo concierto para ir a verte?

Ésta pregunta puede resultar muy incómoda cuando:

  • no tienes nada agendado,
  • viene de alguien que nunca va a tus conciertos
  • o que siempre invitas y nunca puede.

Sin embargo, gracias a internet y redes sociales puedes invitarle a que se suscriba a tu Maillist, tu perfil de artista en Spotify, Deezer, Youtube o redes sociales para que le llegue la notificación cuando tengas un concierto.

 

2. ¿Me vas a conseguir cortesías para tu próximo concierto?

Ok, esta es de esas preguntas incómodas que pueden rayar en lo indignante; tomando en cuenta que como músico profesional has invertido tiempo, dinero y esfuerzo en lograr una carrera muy costosa y competitiva. La música es tu vida y tu trabajo y como todo trabajo digno esperas que sea valorado por los demás; si no en lo estético al menos en lo económico.

Más aún cuando te das cuenta que hay gente que hasta se endeuda por escuchar a un reggaetonero, pero se ofende cuando se le invita a hacer un sencillo donativo a un músico independiente; tacaños de cerebro oxidado.

Ahora bien, en un escenario más positivo, puede ser una oportunidad para que aquel que nunca va a tus conciertos finalmente se sienta comprometido y vaya; y qué mejor, que lleve más gente.

Si crees que ésto no es suficiente para hacer enojar a un músico checa este post.

 

3. ¿Y a ti porque no te invitan a cantar (o tocar)?

El músico profesional suele tener muchas actividades relacionadas con su carrera

  • Dar clase.
  • Ensayar.
  • Hacer arreglos.
  • Componer.
  • Orquestar.
  • Asistir a sesiones fotográficas.
  • Producir videos.
  • Etc.

Tocar en vivo es una de tantas actividades y a veces no se tiene tiempo para realizarla; o simplemente no es la que mejor reditúa.

 

4. ¿Y es cierto que los músicos se drogan?

Aunque no se puede hablar por todos, desgraciadamente la gente juzga mal por los rumores de unos cuantos.

La música como disciplina artística demanda el 100% de la concentración, y ésta puede ser alcanzada de muchas maneras; cada cual tendrá la suya.

 

5. ¿Y porque tu no tocas así de virtuoso?

Existe la mítica creencia que un músico profesional y exitoso tiene que ser un gran virtuoso en su instrumento. Lo cierto es que no toda la música escrita demanda de un gran virtuosismo; que muchas veces se relaciona el virtuosismo con la velocidad al tocar; que la velocidad no lo es todo y que la música no es un rally de fórmula 1. Sin embargo eso no quita la responsabilidad que tiene el músico de lograr el nivel de ejecución y técnica adecuado para la correcta interpretación de la música que desea abordar y tocar en público. Es decir, ya sea que toques los changuitos, Sonatinas de Clementi o Rachmaninov, simplemente prepárate para hacerlo bien y no pongas excusas.

 

6. ¿Y por qué no eres famoso(a)?

Otra igual. También es muy común que la gente relacione la Fama con el Éxito y el Éxito con la calidad del Músico. Lo cierto es que: No todos los “Músicos” famosos tienen trabajo de calidad, ni todas las obras de calidad son famosas. En cuanto al éxito, como la felicidad son dos conceptos muy subjetivos que van a depender del significado que cada quien le dé.

 

7. Así que sabes de música, ¿por qué no le enseñas a mi hijo a tocar el órgano?

Esta pregunta puede ser muy incómoda si no eres organista o si no tienes interés en dar clases. Aún cuando es común que el músico profesional tenga una faceta como docente, también suele especializarse en un instrumento o área específica de la técnica musical; así que un flautista (por ejemplo) que toque en sinfónica, por ética y por respeto a la carrera te va a canalizar con un organista con experiencia dando clases. Ahora bien, no hay que confundir el Órgano, con el Piano, o el Sintetizador Electrónico.

 

8. ¿Y no piensas dedicarte a algo que sí te deje?

Existe la estúpida creencia que el músico es un muerto de hambre. En lo personal no he conocido a un músico, compositor, o cantante que haya muerto por falta de sustento alimenticio. Ahora bien, el dinero está en todas partes si se sabe buscar, y si sabes «Cómo funciona el Dinero» podrás hacer que éste trabaje para ti en lugar de andar mendigando becas, ponerte de rodillas para que una institución pública te pague o hacerle un trabajo de limpieza lingual al calzado de una vaca sagrada para conseguir trabajo.

Sabiendo bien cómo hacer las cosas, la música puede dar de comer a una familia o salvar a una transnacional de la ruina, basta con ver el caso de Apple y su reproductor de música el iPod o su tienda Apple Music.

Ahora bien, por otro lado también es verdad que no existe una materia sobre educación financiera o negocios en conservatorio, escuela superior, o departamento de música o facultad de música de las universidades; al menos no en México al momento de escribir éste post. Se de algunas escuelas de música popular donde sí existe dicha materia, pero del lado de la música clásica «VENDER» tu arte es “Sacrilegio”. Al estudiar música profesional muchas veces expectativa y realidad se contraponen

 

9. Pero ¿Cómo? ¿sólo cantas y ya? osea ¿no tocas ningún instrumento?

Ésta es del tipo de preguntas incómodas para el cantante que también puede aplicar para el instrumentista si se formula de la siguiente manera:

  • ¿Sólo tocas un instrumento?
  • Cuando acabes la carrera ¿cuántos instrumentos vas a tocar?
  • Así que estudias en el conservatorio nacional de música, ¿y cuántos instrumentos tocas?
  • etc.

Si bien es cierto que al entrar a estudiar en una escuela profesional uno se especializa en un sólo instrumento; también es verdad que la mayoría de las escuelas profesionales tienen «Piano» como materia obligatoria para todos los instrumentistas (no pianistas) y cantantes.

Incluso, en la Escuela de Música de la Universidad de Guanajuato, hoy Departamento de Música, en la carrera de composición a partir del segundo año se llevaba un año de instrumento de cuerda frotada, al siguiente año instrumento de aliento, después un año guitarra y luego otro de percusión; todo esto además de siempre llevar piano. Al menos así era cuando fuí alumno hace varios años.

Sin embargo, el músico profesional respeta su especialidad y la de sus compañeros y, por ejemplo, un clarinetista que haya llevado «piano complementario» en la escuela, difícilmente va a tomar el rol de pianista en una orquesta sinfónica.

Aún así hay muchas verdades que tu maestro de música nunca te va  a decir.

 

10. ¿Por qué no mejor tocas una que conozcamos todos?

Esta es de esas preguntas incómodas en fiestas o reuniones familiares, sobre todo cuando no dominas el repertorio de las masas o tus “conocidos” son una bola de nacos,  perdón, gente con un gusto musical de bajo criterio, que solo les gusta el reguetón o narco corridos; dicho de otra forma más comprensible: individuos que gustan de consumir materia fecal auditiva.

Ahora bien. Como ya he dicho antes, también es posible que simplemente te estén pidiendo una pieza de un repertorio que te es completamente ajeno; no se, por ejemplo quizá te encuentras en una reunión de amantes de Wagner, pero tu te especializas en Donizetti; no se que carambas haces allí, sólo quiero poner la pregunta en un escenario ficticio altamente contrastante para demostrar que esta pregunta puede ser también incómoda en cualquier contexto; aún entre gente conocedora de la música “Culta” [spoiler y hater la palabra “culta” está entre comillas de forma sarcástica para hacer referencia la ópera, música de concierto, de escuela,  clásica, etc., aún cuando tu y yo bien sabemos que el sociólogo francés Pierre Bourdieu estableció que la cultura se manifestaba ante todo como un instrumento útil concebido a conciencia para marcar diferencias de clase, pero que en la actualidad para Zygmunt Bauman esta concepción ha perecido, y que hoy la cultura no consiste en prohibiciones sino en ofertas, que se corresponde bien con la libertad individual de elección, donde la música culta es tan solo un producto más de consumo, es decir, hoy el individuo puede consumir música popular y música culta sin distinción de clase]

 

11. ¿Y para cuándo te voy a escuchar en la radio?

Ya antes hablábamos de la Fama y el Éxito, dos conceptos subjetivos; que sin embargo, en el imaginario popular, «estar» en medios de comunicación masiva, llámese Radio, Prensa y Televisión, significa FAMA-ÉXITO-CALIDAD.

Pero, esta relación no sólo no es del todo cierta, en primer lugar porque se trata de una relación Significado-Significante impuesta por la cultura (usos y costumbres) dominante, de una época y contexto económico específico. Sino porque además, dentro de la industria de la música y los medios masivos de comunicación existe una práctica llamada «Payola», un «pago» que hacen los “artistas” por medio de sus agencias de representación y relaciones públicas a las empresas de medios para “estar” presente en sus canales de difusión.

Dicho de otra manera, para estar en la radio hay que pagar, y el que paga más es más sonado.

Sin embargo, gracias a internet y redes sociales es posible que un músico independiente llegue a mucha gente, sin recurrir a los medios tradicionales. Aún así Spotify y Deezer, no están exentos de recurrir a éstas prácticas, pero de esto hablaré en otro post.

En resumen: “Sonar en la Radio” te da proyección, pero actualmente hay más personas en el mundo consumiendo entretenimiento en Spotify, Deezer, Youtube, Netflix, etc., que escuchando Radio o viendo TV abierta, así que sólo se trata de un concepto sobrevalorado para nuestra maravillosa época, aparentemente un poco más “democrática”.

 

12. ¿Has tocado en Bellas Artes?

– ¿Has tocado en Bellas Artes?
– Si, varias veces.
– ¿Y te abrieron?

Típico chiste de mal gusto. Sin embargo tiene el mismo trasfondo que el caso anterior: El Significado de Éxito/Fama/Calidad que te da la Plataforma/Foro/Escenario.

Y es que en nuestra herencia cultural occidental, el recinto que acobija al artista, suele tener mucho más peso que el trabajo del mismo artista. Osea, la plataforma nos valida. Vaya que no es lo mismo decir:

  • “Llené el Palacio de Bellas Artes” – (1,677 asientos)

que decir:

  • “Llené el Auditorio Nacional” – (10,000 asientos)

o decir:

o que tal:

 

Cada plataforma tiene su propia relación “Significado-Significante”, esto quizá suene demasiado filosófico, incluso puede ser digno de un estudio semiótico. Sin embargo, creo que es importante reflexionar al respecto para poner las cosas en contexto; darle a cada cosa el valor que se merece en cada situación y circunstancia; y tener una respuesta adecuada a cada una de las preguntas incómodas que inevitablemente tarde o temprano llegarán.

 

Ahora, después de tanto leer te invito a ver una divertida representación escénica de estas 12 preguntas incómodas para músicos.

 

Preguntas incómodas para músicos Vs. Lo que realmente pienso

Suscríbete, nuevos videos cada semana

 

 

Adán Ramírez

Geek, youtuber, compositor, orquestador, ecléctico, disruptivo, quesadillaconqueseño. Bio Redes sociales: LinkedinYoutube, VimeoFacebookTwitterInstagram, Spotify, Deezer, iTunes

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito