David Garrett

David Garrett en México y la crítica de los obtusos

Esta tarde se presenta el violinista David Garrett en el palacio de Bellas Artes de la CDMX y, como siempre ocurre, la crítica de los “intelectuales” no se ha hecho esperar.

Cada vez que un músico o cantante cuyo trabajo oscila entre lo popular y lo académico se presenta en algún escenario consagrado a las artes refinadas, los críticos puristas se rasgan las vestiduras, y el caso del músico internacional David Garrett no ha pasado desapercibido.

David Garrett no merece estar en Bellas Artes

Tal como ha pasado en otras ocasiones a otros artistas, la crítica lo considera un “rockstar” que no merece estar en Bellas Artes por haber llegado al mercado musical interpretando covers.

Sin embargo, el músico alemán que ofrecerá cinco conciertos en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes interpretará un repertorio formado por obras de compositores como Antonin Dvorak, Serguéi Prokófiev, Piotr Ilich Chaikovski, Nikolái Rimski-Kórsakov, Cesar Franck, Henryk Wieniawski, Pablo de Sarasate y Fritz Kreisler.

En México existe una estigmatización en el tema de la comercialización de la Música Clásica (académica, culta o como se le quiera llamar), en el momento en que un repertorio de los grandes maestros de la composición musical llega grandes escenarios, es escuchado por miles de personas, vende miles de discos o aparece en comerciales, etc., el intérprete “pierde su valor”.

Lo popular es para gente estúpida.

Es decir, cuando un intérprete de música clásica se vuelve popular, la crítica demerita su trabajo, pues existe una regla tácita que dice: “lo popular es para gente estúpida”. Bajo este concepto las presentaciones de música contemporánea son de entrada libre, las salas tienen que estar casi vacías, la ópera no da de comer a sus cantantes, la música clásica sólo es comprensible por un selecto número de personas, la élite,  y por lo tanto dicha élite tiene el derecho absoluto e inalienable de criticar todo lo que no se ajuste al molde establecido.

Excelentes músicos miembros de las mejores orquestas han tocado con Juan Gabriel

Sin embargo, existen músicos sin prejuicios que se han salido del molde, que decidieron explorar y darse a conocer uniendo lo clásico con lo popular, y que tal trabajo se ha convertido en un éxito comercial, aberrante éxito comercial para las mentes obtusas.

En nuestro México lindo y querido, diverso y multicultural, grandes músicos han encontrado su profesión gracias a que en algún momento un músico clásico bajó del “altar consagrado a las bellas artes” y se presentó en un foro popular, llámese televisión, fiesta patronal, canal de youtube, etc.

Grandes músicos completan su gasto familiar el fin de semana en los denominados «huesos»

Tan diverso y hermoso es este país y su cultura que, por gusto, hambre o placer, excelentes músicos miembros de las mejores orquestas han tocado con Juan Gabriel, con bandas de Rock, Cumbia, Angeles Azules, etc.; más aún, es bien conocido que estos grandes músicos completan su gasto familiar el fin de semana en los denominados «huesos».

A éstos críticos y detractores se les olvida una cosa, lo que hoy consideramos música para una exquisita, exclusiva y refinada élite, fue la música popular de la época en la que fue compuesta.

Recomendado:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *